Hacer queso no sólo es transformar la leche en un derivado más que éste tiene. No es seguir un trabajo rutinario de mezclar, calentar, separar y prensar. Hacer queso es dar vida a un producto que nace, que requiere mucho cuidado para crecer y que vive día a día a través de la dedicación y el compromiso; es, en suma, dar vida a un alimento. R.C.M. Recetario Flor de Leche